Revelado: Arabia Saudí financió un simulacro de atentados 9/11

Revelado: Arabia Saudí financió un simulacro de atentados 9/11

La embajada de Arabia Saudí en EE.UU. podría haber pagado a dos ciudadanos saudíes para realizar ‘un simulacro’ del 9/11.

Dos años antes de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en EE.UU., la embajada saudí pagó a dos ciudadanos saudíes, residentes en el país norteamericano como estudiantes, para volar desde Phoenix (suroeste) a Washington (noroeste) en el marco de un “simulacro para los ataques del 11-S”, reza en la demanda contra el Gobierno de Riad, presentada en nombre de las familias de las víctimas de dichos ataques.

Los abogados de los demandantes afirman que el Gobierno saudí puede haber garantizado desde las primeras etapas el apoyo financiero para la realización de los ataques, revela este sábado el diario estadounidense The New York Postque ha tenido acceso al documento.

“Hemos afirmado durante mucho tiempo que había relaciones duraderas y estrechas entre (el grupo terrorista) Al-Qaeda y los miembros religiosos del Gobierno saudí”, ha destacado Sean Carter, uno de los abogados de los demandantes del 11-S. “Esto es una prueba más de eso”, ha agregado.

La denuncia, citando documentos del Buro de Investigación Federal (FBI, en inglés), señala que los estudiantes saudíes, identificados como Mohamad al-Qudhaeein y Hamdan al-Shalawi, eran de hecho miembros de “la red de agentes del Riad en Estados Unidos” y participaron en la conspiración terrorista.

Hemos afirmado durante mucho tiempo que había relaciones duraderas y estrechas entre (el grupo terrorista) Al-Qaeda y los miembros religiosos del Gobierno saudí”, ha destacado Sean Carter, uno de los abogados de los demandantes del 11-S. “Esto es una prueba más de eso”, ha revelado el diario estadounidense The New York Post.

Ellos habían recibido entrenamientos en los campos de Al-Qaeda en Afganistán, donde se encontraban también varios de los que participaron en el secuestro de los aviones del 11-S. Y mientras vivían en Arizona, mantuvieron contactos con un piloto secuestrador saudí y un alto líder de Al-Qaeda de Arabia Saudí ahora encarcelado en Guantánamo.

Al-Qudhaeein y Al-Shalawi tenían puestos en el Gobierno saudí y recibieron dinero de Riad. Ambos estaban en “contacto frecuente” con funcionarios de los Al Saud mientras estaba en Estados Unidos, según los documentos.

Además, durante su viaje de Phoenix a Washington, hicieron varias preguntas técnicas, lo que levantó la sospecha de los auxiliares de vuelo.

La presentación de esta demanda fue posible luego de que, en septiembre pasado, el Congreso de Estados Unidos derogara el veto del entonces presidente Barack Obama para frenar la polémica Ley de Justicia contra los Patrocinadores del Terrorismo (JASTA, por sus siglas en inglés) que permite a las familias de las víctimas de los atentados del 11-S acusar en los tribunales a Arabia Saudí.

Leave a Response