ONU pide investigar violencia inusitada de Turquía contra kurdos

ONU pide investigar violencia inusitada de Turquía contra kurdos

La ONU pide a Turquía que le permita comprobar “in situ” las “alarmantes” informaciones sobre abusos cometidos en el marco de la ofensiva contra los kurdos en el sureste del país.

 

“Más y más información ha llegado a través de diversas fuentes creíbles sobre las acciones de las fuerzas de seguridad en la ciudad de Cizre (…) que es extremadamente alarmante”, dijo el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), Zeid Raad al-Husein.

 

En un comunicado emitido el martes, Al-Husein sostuvo que el relato “más preocupante” es el que asegura que “más de cien personas han sido quemadas vivas hasta la muerte en tres asentamientos que habían sido rodeados por las fuerzas de seguridad” de Turquía.

Ciudadanos kurdos en la ciudad suroccidental de Cizre, devastada por la lucha entre las fuerzas turcas y los combatientes del PKK.

 

De acuerdo con el diplomático, las fuentes han denunciado también que “civiles desarmados, incluidos mujeres y niños, han sido disparados deliberadamente por francotiradores o desde tanques y otros vehículos militares”, durante las operaciones del Ejército turco entre diciembre de 2015 y marzo de 2016.

 

Igualmente mencionó la supuesta existencia de torturas, detenciones arbitrarias y desplazamientos internos, así como “una masiva y desproporcionada destrucción de la propiedad y de infraestructuras clave”. Incluso habrían impedido que el personal sanitario atendiera a los heridos, añadió.

 

“Todas estas acusaciones son extremadamente serias y deben ser investigadas en profundidad”, aseguró Al-Husein, y pidió a Ankara que permita a la Organización de las Naciones Unidas (ONU), entre otros organismos, acceder a la zona para “recabar información de primera mano”.

 

En diciembre de 2015, el Ejército turco emprendió una ofensiva a gran escala en el sureste del país para eliminar a los milicianos del Partido de Trabajadores del Kurdistán (PKK, por sus siglas en kurdo) y esta ofensiva sigue en pie en 2016.

 

En enero Turquía informó de la caída en combate de 610 miembros del PKK desde el mes de diciembre, pero, obviando las víctimas de uno y otro lado, Ankara hace oídos sordos a las llamadas nacionales e internacionales para poner fin a la violencia en el país, que, además, ha provocado decenas de miles de desplazados.

Leave a Response