ONU acusa a militares de Myanmar de genocidio de musulmanes rohingyas

La ONU ha encontrado elementos de “genocidio intencional” en los ataques sistemáticos llevados a cabo por el Ejército de Myanmar contra la minoría rohingya.

“Los crímenes cometidos en el estado de Rajine, y la manera en la que fueron perpetrados son similares en su naturaleza, gravedad y alcance a aquellos que han permitido establecer un genocidio intencional en otros contextos”, se puede leer en el informe de la Misión Internacional de Investigación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El documento denuncia un sinnúmero de casos de asesinato, violaciones en masa, esclavización, violencia contra niños y la quema de pueblos enteros de la minoría musulmana rohingya por los soldados de Myanmar (Birmania), según El País.

En el texto presentado hoy lunes, la ONU acusa al Gobierno birmano de complicidad en los crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra cometidos por el Ejército en los estados de Rajine, Kachin y Shan, donde vivía la mayoría de los rohingyas, por permitir que el discurso de odio afecte a esta comunidad perseguida.

El organismo internacional ha vuelto a considerar una “limpieza étnica” el trato que las fuerzas armadas birmanas dieron a los rohingyas desde agosto de 2017, cuando iniciaron la represión armada.

La Misión Internacional de Investigación de la ONU ha pedido un juicio justo en un tribunal internacional para los principales responsables de este genocidio, incluidos el máximo responsable de las Fuerzas Armadas de Myanmar, el general Min Aung Hlaing, y otros altos mandos militares del país.

Los expertos critican además a la líder de facto birmana, la nobel de la paz Aung San Suu Kyi, al afirmar que “no utilizó su cargo ni su autoridad moral para frenar o prevenir” la limpieza étnica contra los musulmanes rohingyas.

El sábado, 25 de agosto, se cumplió un año desde el éxodo masivo de musulmanes rohingyas de Myanmar. Más de 900 000 personas huyeron de la violencia al vecino Bangladés donde siguen viviendo ahí en precarios campamentos de refugiados y bajo situaciones infrahumanas.

Leave a Response