Los líderes de la Iglesia condenan a Israel por su sistemática destrucción de la historia cristiana palestina

Los líderes de la Iglesia condenan a Israel por su sistemática destrucción de la historia cristiana palestina

Los líderes de la Iglesia han condenado a Israel por su “intento sistemático de socavar la integridad de la Ciudad Santa de Jerusalén y “debilitar la presencia cristiana” en Palestina.

En una declaración dirigida a los cristianos de todo el mundo, los líderes de la Iglesia acusaron a Israel de no proteger los derechos de los cristianos en tierra santa. También hicieron un llamamiento a los cristianos, así como a los jefes de gobierno y a todas las personas de buena voluntad, para que los apoyen en sus esfuerzos por asegurar que Israel no dañe más la comunidad cristiana palestina.

Su condena se produce tras un fallo del tribunal militar israelí, el mes pasado, que permitió a los grupos de colonos apoderarse de dos hoteles y un gran edificio en la ciudad vieja de Jerusalén, que pertenece a la Iglesia ortodoxa griega.

Mientras que la Iglesia ortodoxa griega condenó la decisión del tribunal declarando que el “acuerdo es ilegal”, su declaración a principios de esta semana fue una respuesta unificada de los líderes de la Iglesia contra lo que dicen es un “intento sistemático de socavar” el cristianismo en la Jerusalén ocupada.

Después de acusar a Israel de “violar el status quo” que gobierna los lugares sagrados y proteger los privilegios cristianos, los patriarcas y jefes de las iglesias locales en Jerusalén condenaron el fallo judicial israelí que permitía a los colonos asumir propiedades pertenecientes a la iglesia como “ injusto” e “influenciado políticamente”.

Los líderes de la iglesia se hicieron eco de las preocupaciones de muchos cuerpos de iglesias alrededor del mundo que estaban alarmados por la incapacidad de Israel para proteger las comunidades cristianas en la Jerusalén ocupada, cuyo número se ha reducido como resultado de la política racista israelí.

La población cristiana palestina sólo representa el dos%  de la población de Israel y Palestina – el número solía ser de alrededor del 15%. Sólo en Belén, la población cristiana ha caído a 7.500 de los 20.000 en 1995. Mientras que la tensión en Oriente Medio declaran es la razón para la huida cristiana de “Tierra Santa”, la mayoría declara que realmente la ocupación israelí es la causa principal de la emigración y el declive de la comunidad cristiana.

Yusef Daher, secretario ejecutivo del Consejo Mundial de Iglesias, cree que el fuerte descenso del número de cristianos de Jerusalén es el resultado del intento de Israel por judaizar Jerusalén y erosionar lentamente la herencia cristiana e islámica en Palestina.

La política del gobierno israelí a lo largo de toda la historia ha sido unilateral: convertir a Jerusalén tanto en una ciudad judía como en la capital de Israel, mientras se deshacían de todos los palestinos cristianos [y musulmanes], declaró Daher.

En la declaración conjunta de los patriarcas y jefes de las iglesias locales surgieron preocupaciones similares:

Vemos en estas acciones un intento sistemático de socavar la integridad de la Ciudad Santa de Jerusalén y Tierra Santa, y debilitar la presencia cristiana.

“Tales intentos”, añadieron, se están llevando a cabo “para socavar la comunidad cristiana de Jerusalén y la Tierra Santa, por lo que no afecta a una sola iglesia, nos afectan a todos, afectan a los cristianos y a todas las personas de buena voluntad del mundo entero”.

Leave a Response