Israel utiliza el impuesto de EE.UU. para abusar de los niños palestinos

Israel utiliza el impuesto de EE.UU. para abusar de los niños palestinos

Los niños y adolescentes palestinos son víctimas frecuentes de la ocupación israelí. Se enfrentan a abusos físicos por parte de las fuerzas militares israelíes y además son víctimas de un injusto sistema judicial que les impide el acceso a un abogado o incluso a estar con sus padres durante los interrogatorios.

Los niños y adolescentes palestinos son víctimas frecuentes de la ocupación israelí. Se enfrentan a abusos físicos por parte de las fuerzas militares israelíes y además son víctimas de un injusto sistema judicial que les impide el acceso a un abogado o incluso a estar con sus padres durante los interrogatorios.

Estados Unidos ha subvencionado estos abusos por mucho tiempo, otorgando miles de millones de dólares en ayuda militar a Israel cada año. Ahora, un grupo de miembros demócratas del Congreso estadounidense señala que ya es suficiente.

La representante demócrata de Minnesota, Betty McCollum, y nueve copatrocinadores presentaron el pasado 14 de noviembre un proyecto de ley que requeriría que el Departamento de Estado de Estados Unidos certifique todos los años que la ayuda militar estadounidense no se usa para financiar el  abuso sistemático de niños palestinos.

Si se aprueba, el proyecto de ley, titulado “Promoción de los derechos humanos al poner fin a la detención militar israelí de niños palestinos”, prohibiría explícitamente que Israel utilice la ayuda estadounidense sea utilizada por Israel para apoyar la detención administrativa o el abuso físico de niños palestinos. El proyecto de ley indica que la detención de niños palestinos es “incompatible con los valores de los Estados Unidos”.

Bill Harper, jefe de gabinete de McCollum, comentó a The Intercept que la legislación es un intento de establecer algún tipo de transparencia sobre cómo Israel usa la ayuda militar estadounidense, particularmente en lo que se refiere a abusos contra los derechos humanos.

“No hay responsabilidad o transparencia en la asistencia militar de los EE.UU. a Israel con respecto a los fondos estadounidenses que se utilizan para pagar esto”, indicó Harper.

Los otros patrocinadores del proyecto de ley son los representantes demócratas Mark Pocan de Wisconsin; Raúl Grijalva de Arizona; John Conyers de Michigan; Earl Blumenauer de Oregon; Chellie Pingree de Maine; Peter DeFazio de Oregon; André Carson de Indiana; y Luis Gutiérrez y Danny Davis de Illinois.

Israel mantiene dos sistemas jurídicos diferentes en Cisjordania ocupada: un sistema jurídico penal civil que se aplica a los colonos israelíes y un sistema de tribunales militares para los palestinos.

Omar Shakir, director de Human Rights Watch para Israel y Palestina, describió la situación a The Intercept en una entrevista telefónica desde Jerusalén: “En Cisjordania, tienes dos comunidades que viven aquí: tienes palestinos e israelíes. Israel controla efectivamente toda el área y tiene un sistema de dos niveles, un sistema en el que palestinos e israelíes que viven en el mismo territorio se rigen por dos sistemas diferentes: sistemas separados y desiguales”, explicó.

Esta red de tribunales militares procesa entre 500 y 700 niños palestinos cada año, según Defense for Children International – Palestine. Entre 2012 y 2015, tres cuartas partes de esos niños reportaron algún tipo de violencia física después del arresto, y el 97% se les impide el acceso a una asistencia judicial o se les niega a que alguno de sus padres presentes cuando fueron interrogados, según una encuesta de DCIP.

En los tribunales civiles israelíes, por otro lado, los niños menores de 18 años tienen derecho a que sus padres estén presentes cuando son interrogados. Y mientras que a los niños palestinos se les procesa por arrojar piedras contra los colonos israelíes, 835 jóvenes palestinos fueron acusados ​​entre 2005 y 2010 por este delito, y todos menos uno fueron condenados: niños israelíes que también arrojaron piedras a los palestinos, no fueron enjuiciados, según Jessica Montell, ex director ejecutivo del grupo israelí de derechos humanos B’Tselem.

Human Rights Watch ha documentado una letanía de abusos contra la juventud palestina. “Los niños han sido vendados, amenazados, privados de sueño, sometidos a estrangulamientos, pateados; hemos documentado casos de niños que se han orinado por el temor de ser arrestados”, expuso Shakir.

Los defensores de los derechos humanos le pidieron repetidamente al gobierno del ex presidente Barack Obama que abordara la difícil situación de los niños palestinos, comentó Brad Parker, abogado de DCIP y agente de defensa internacional, que trabajó estrechamente con la oficina de McCollum sobre la legislación.

“En 2015, realizamos una carta Dear Colleague en la que teníamos a 19 miembros del Congreso firmando una carta dirigida al Secretario John Kerry, abordando el abuso de niños palestinos”, señaló. “En 2016, enviamos otra carta Dear Colleague al presidente Obama pidiendo la creación de un Enviado Especial para los niños palestinos”.

Pero el gobierno de Obama no actuó de acuerdo con las recomendaciones de los defensores, lo que los llevó a trabajar con el Congreso para redactar la legislación, explicó Parker.

El proyecto de ley McCollum llega en un momento de creciente debate en el Partido Demócrata sobre su orientación hacia Israel-Palestina. La campaña presidencial de Bernie Sanders en 2016 había  llamado a los palestinos-estadounidenses para que actuaran como sustitutos, Sanders había  acusado a  Hillary Clinton de no considerar las necesidades del pueblo palestino. Las encuestas muestran que los votantes de tendencia demócrata son cada vez más comprensivos con los palestinos; Demócratas liberales más autoidentificados ahora indican a los encuestadores que simpatizan más con los palestinos que con Israel.

Parker no espera que el proyecto de ley, al que se refirió como un “vehículo de organización del Congreso a largo plazo”, se apruebe en un corto plazo. Pero debido a que la naturaleza de la ayuda militar de EE. UU. a Israel se examina tan raramente, señaló, espera que provoque un debate muy necesario.

“No esperamos que esto se convierta en ley”, indicó, “sino que se supone que es un documento de visión o mensajería que inicia la discusión sobre dónde va nuestra ayuda”.

Este tipo de legislación está ganando adeptos, Harper dijo, “porque la situación sobre el terreno es desesperada”.

Fuente: Israel Uses U.S. Tax Dollars to Abuse Palestinian Children. This Bill Would Put An End To That.

Fuente: Zaid Jilani, The Intercept / Traducción: Palestinalibre.org

Leave a Response