Informe de la ONU: EAU ha apoyado a la filial de Al Qaeda en Yemen

EAU administra a través de agentes locales diversas prisiones en instalaciones en provincias del sur de Yemen.

Un informe del grupo de expertos de la Comisión para las Sanciones Internacionales a Yemen ha afirmado recientemente que Emiratos Árabes Unidos está apoyando a diversos grupos armados en Yemen, grupos que practican detenciones ilegales y desapariciones forzosas en este país. También asegura que existen informaciones contrastadas que indican que sus fuerzas mantienen a dos personas en situación de “desaparición forzosa” en Aden desde hace más de ocho meses.

El informe, al que ha tenido acceso Al Jazeera, señala la propagación de milicias y de grupos armados que escapan al control del gobierno legítimo, y que reciben financiación directa y asistencia de Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos.

También indica que uno de esos grupos en Taiz está dirigido por una persona llamada Abu Abbas (“el salafista”) apoyado por Emiratos. Este grupo ha rechazado integrarse en el ejército yemení y funciona de forma independiente respecto a las fuerzas oficiales – como las fuerzas de élite hadramiyya y las fuerzas del cinturón de seguridad apoyadas y financiadas por Emiratos- que están bajo la autoridad del gobierno de Abd Rabboh Mansur Hadi.

El informe añade que el conflicto en Taiz ha reforzado el papel de “Abu Abbas”, que cuenta con el apoyo directo de los EAU, y que en su conflicto con los huzíes ha permitido la expansión de elementos de Al Qaeda a la comarca de Taiz, sita en la península arábiga, para fortalecer sus posiciones y para restringir la influencia política y militar del Partido de la Reforma.

Este informe, cuyos detalles han sido ocultados por los países miembros del Consejo de Seguridad desde que fuera emitido a principios de este mes, corrobora lo denunciado por algunas agencias de noticias, medios de comunicación y organizaciones de derechos humanos como Human Rights Watch: que los EAU administran directamente a través de agentes locales – para evitar que se le puedan achacar responsabilidades – diversas prisiones en instalaciones en algunas provincias del sur de Yemen.

Este informe confidencial precisa que la autoridad gubernamental es débil o está ausente en gran parte del país, especialmente tras la formación de un consejo político en el sur del país que rivaliza con las autoridades legítimas. También advierte de que la salida de Qatar de la alianza árabe ha afectado a la financiación para el desarrollo del país y a la asistencia humanitaria proporcionada a los habitantes del mismo.

El informe también denuncia repetidamente que todas las partes en la crisis yemení violan el derecho internacional humanitario aprovechándose de la ausencia de mecanismos eficientes para juzgar estas responsabilidades. Este grupo de expertos responsables del informe expresan también su preocupación por el deliberado intento de ocultación de su participación en estos hechos por parte de los miembros de la coalición árabe liderada por Arabia Saudí, con el fin de esquivar su propia responsabilidad en las violaciones de derechos humanos cometidas por sus fuerzas durante los ataques aéreos.

También revela que las campañas de la coalición árabe tienen un mínimo efecto práctico o táctico en el terreno, que el gobierno no controla Taiz, y que Abu Abbas -que tiene estrechos vínculos con Hani bin Barik- ha permitido, con el fin de limitar la influencia del Partido de la Reforma, la expansión y proliferación de elementos de Al Qaeda dentro de la ciudad con la intención de que refuercen sus posiciones militares.

Leave a Response