Ilan Pappé: Los territorios ocupados son la mayor prisión de la tierra

Ilan Pappé: Los Territorios Ocupados Son La Mayor Prisión De La Tierra

Cincuenta años después de la Guerra de los Seis Días, no se ve el final de la ocupación israelí de Cisjordania y la Franja de Gaza. El aclamado historiador Ilan Pappé proporciona un informe comprensivo y condenatorio de la ocupación en su nuevo libro, The Biggest Prison on Earth: A History of the Occupied Territories (La prisión más grande de la Tierra: Una historia de los territorios ocupados), basado en investigaciones de archivo pioneras y en relatos de testigos presenciales. 

En esta entrevista de Truthout, Ilan Pappé argumenta que el modelo de Israel para los territorios ocupados no es una solución de dos estados. Más bien Israel ha construido un modelo de prisión permanente al aire libre para Gaza y Cisjordania.

 

¿Puede proporcionar un argumento sucinto para reenfocar la identificación de Cisjordania y Gaza como prisiones al aire libre y no como “territorios ocupados”?

No sólo al aire libre, sino a veces, y hoy día en Gaza, es una prisión de máxima seguridad. Recientemente el Gobierno israelí celebró oficialmente el 50 aniversario de la liberación de Jerusalén, Judea y Samaria. Ya en 1967 Judea y Samaria, es decir, Cisjordania, eran zonas liberadas, no territorios que debían ser custodiados para ser restituidos [a sus legítimos dueños, los palestinos, junto con todo el resto del territorio robado por Israel] luego de un acuerdo de paz, con la anuencia de todos los partidos sionistas, mientras que Gaza era vista como un enclave que tenía que estar blindado para siempre y custodiado desde dentro y desde fuera.

Así, en 1967 el Gobierno israelí -y todos los sucesivos gobiernos desde entonces- consideraban a Cisjordania y la Franja de Gaza como territorios que siempre estarían bajo el dominio directo o indirecto de Israel. La segunda decisión fue que a las personas que viven en estos territorios no se les concedería la ciudadanía israelí ni se les permitiría tener su propia soberanía o independencia. Tampoco fueron expulsadas, como lo fueron los palestinos en 1948. Así, fueron definidas intencionalmente como personas sin derechos ciudadanos a merced del primer Gobierno militar y luego de la Administración civil, que no sólo violó sus derechos cívicos, sino también sus derechos civiles y humanos. El único sistema que conozco donde la gente está privada de estos derechos básicos es el sistema penitenciario. Estas personas fueron encarceladas en esta megaprisión por el solo hecho de ser palestinos.

¿Por qué data el proyecto de la megaprisión israelí en 1963?

El año 1963 es un año muy importante en la historia de Israel. Fue el año en que el primer ministro y líder de Israel, [el terrorista] David Ben-Gurion, dejó la principal corriente política de Israel que fue heredada por una generación de políticos más joven. Con su remoción dos de sus principales obsesiones dejaron de influir en la política israelí. Él insistió en imponer un duro Gobierno militar sobre la minoría palestina dentro de Israel y se negó a prestar atención a las súplicas de un lobby del Gran Israel para encontrar una excusa para ocupar la Ribera Occidental.

En ese año el ejército israelí pudo haber comenzado a prepararse seriamente para ignorar sus dos obsesiones. Comenzaron a planificar la abolición del Gobierno militar sobre los palestinos en Israel, pero no desmantelaron el aparato de control. Lo prepararon para ser impuesto a otro grupo de palestinos: los que viven en Cisjordania y la Franja de Gaza. Cuando llegó la oportunidad en 1967 los mandos militares ya habían preparado la infraestructura humana para controlar a los millones de palestinos en los territorios recién ocupados. Las mismas personas que mantuvieron el Gobierno militar dentro de Israel fueron transferidas para convertirse en gobernantes de Cisjordania y la Franja de Gaza.

El Gobierno militar no era para ser temporal, encaja bien con la estrategia de la megaprisión que describí anteriormente.

¿Qué es lo que hace que Gaza sea una “prisión modelo”?

En 2005 Ariel Sharon y sus asesores afirmaron que encontraron la fórmula mágica de cómo controlar la Franja de Gaza dentro de la estrategia general israelí que buscaba maneras de tener los territorios pero no las personas que viven en él. En la Ribera Occidental se hizo por judaizar las áreas de allí que Israel consideraba que le pertenecían o eran requeridas por el Estado judío. Este método no funcionó en la Franja de Gaza, es demasiado pequeña. Por lo tanto la idea era desalojar a los colonos, permitir a la autoridad palestina dirigir el lugar y vigilarlo desde afuera (Israel ya había acordonado la Franja con alambre de púas en 1994). Sin embargo el pueblo de Gaza tenía una idea diferente, arruinó el plan, convirtió la Franja en una base desesperada de resistencia y se encontró con la metodología de la prisión de máxima seguridad: operaciones punitivas colectivas que son un genocidio para los residentes.

¿Cómo crees que ve el Gobierno israelí el rol de los asentamientos ocupantes en Cisjordania?

Como se señaló anteriormente, la función principal de los asentamientos es demarcar claramente qué parte de Cisjordania será gobernada directamente por Israel, con miras a anexarla formalmente a Israel. Los gobiernos solían tratar de colonizar sólo áreas que no estaban densamente pobladas por los palestinos, pero el movimiento mesiánico de los colonos, Gush Emunim, se estableció según lo que ellos consideran el mapa bíblico, lo que les llevó a establecerse también en el corazón de las áreas palestinas. Ya sea intencional o no, la presencia de los colonos también actúa como una operación masiva de acoso [como las típicas invasiones y apropiaciones de tierra ajena coloniales] que puede hacer allí la vida imposible a los palestinos y empujarlos a enclaves todavía más pequeños dentro de la Ribera Occidental.

¿A qué se refiere como “la elección de la guerra”?

Cualquier guerra que pudiera haber sido prevenida por una diplomacia activa e intensiva es una guerra de elección. Contrariamente a la sabiduría común [y a pesar de que Israel no tiene derecho a existir como nación, al menos no en territorio palestino], hubo muchos puntos de salida para los israelíes de la crisis que llevó a la guerra de junio de 1967. Sin embargo el Gobierno y el ejército israelí decidieron ignorar estos puntos de salida, ya que consideraban que la crisis era una oportunidad para completar la toma de posesión de la Palestina histórica (sólo lograron tomar el 78 por ciento de Palestina en 1948 cuando consideraron esta parte como indefendible y no viable a la larga).  

¿La guerra en Siria y la creciente fractura de las diferentes facciones islámicas permitió que Israel eludiera una mayor presión para dar a los palestinos su libertad?

Sí, así fue. Desvió la opinión pública mundial del sufrimiento de los palestinos y de la urgencia de las élites políticas de resolver el problema. Hay otro lado en esto: el sufrimiento palestino es diario y apenas capta la atención de los medios de comunicación, pero ha estado sucediendo durante más de un siglo, mientras que el mismo tipo de brutalidad se inflige [por parte de Occidente] a la población Siria y en otras partes del mundo árabe dentro de un corto período de tiempo y por lo tanto atrae más la atención de los medios globales.

Sin embargo las posibilidades de pacificar a Siria, Irak y el resto del mundo árabe están estrechamente relacionadas con la cuestión de Palestina. La injusticia en Palestina es uno de los principales combustibles que alimentan el fuego del odio y la violencia en la zona y seguirá siéndolo a menos que se pueda encontrar una solución justa y duradera a la cuestión de Palestina [que pasa por devolver a los palestinos todas las tierras robadas por los judíos desde principios del siglo pasado]. Las actitudes y las políticas israelíes consensuadas respecto a los territorios ocupados son el principal obstáculo en el camino hacia una solución de este tipo.

Truthout. Traducido del inglés para Rebelión por J. M. Extractado por La Haine

 

Leave a Response