Amnistía Internacional insta a Grecia a proteger a las mujeres refugiadas

La organización pro-derechos humanos Amnistía Internacional presentó el pasado sábado una lista con diez puntos para evitar los abusos a mujeres y niños en los campos de refugiados en Grecia.

En su informe, Amnistía denuncia que muchas de estas mujeres y niñas han huido de la persecución y de la violencia –en ocasiones, sexual- en su país, albergando la esperanza de un futuro mejor en Europa.

El informe, titulado “Quiero decidir mi futuro: Las mujeres desplazadas en Grecia se hacen oír”, destaca las míseras condiciones y los peligros a los que se enfrentan mujeres y niñas en los campos de refugiados.

 

El documento incluye entrevistas con más de 100 mujeres residentes tanto en campos de refugiados como en apartamentos, en la periferia de Atenas y en las islas griegas. En base a los testimonios recogidos, Amnistía anuncia 10 medidas concretas que ayudarían a eliminar los abusos experimentados por las mujeres refugiadas.

El sufrimiento de estas mujeres no termina cuando llegan a las costas de Europa. La mayoría se ven atrapadas en los campos hacinados e insalubres de las islas, donde están expuestas a peligros que incluyen el acoso y la violencia sexuales. Más del 60% de los recién llegados a Grecia en 2018 son mujeres y niños.

“El hacinamiento en los campos se ha convertido en una crisis. Más de 15.000 personas viven en cinco “hotspots” en las islas que tienen capacidad para 6.400 personas. Miles de personas con necesidades especiales, entre ellas bebés y discapacitados, se ven forzadas a vivir en tiendas de campaña en las inmediaciones de los campos. La falta de cerrojos en los baños y la mala iluminación hacen que actividades de la vida diaria como usar el servicio, darse una ducha o caminar de noche sean más peligrosas para las mujeres y las niñas,” denuncia el informe.

 

“Hay cerca de 45.500 migrantes que viven en centros urbanos y en los campos de Grecia continental. Las condiciones de vida en los campos de Grecia continental siguen siendo malas. Los tres campos que habían cerrado dado que no cumplían con estándares humanitarios han sido abiertos de nuevo, con la justificación de que no había otro espacio en el que alojar refugiados, sin que hubiera ninguna mejora significativa de las condiciones,” añade el documento.

“El hecho de que los gobiernos europeos han evitado de momento proporcionar una vía de pasaje segura y legal a los refugiados que huyen de la guerra también incrementa el peligro de que mujeres y niñas se vean sometidas a terribles abusos,” señaló por su parte del secretario general de Amnistía Internacional, Kumi Naidoo.

 

Los 10 puntos para poner fin a los abusos

  1. Alojamiento adecuado
  2. Poner fin al confinamiento en las islas
  3. Proteger a las mujeres que están en riesgo de sufrir violencia
  4. Más mujeres intérpretes y más personal femenino
  5. Acceso a la información
  6. Acceso complete a todos los servicios
  7. Espacios seguros solo para mujeres
  8. Oportunidades para ganarse la vida
  9. Bienvenida de los refugiados
  10. Participación integral

Leave a Response