Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU: “asentamientos israelíes son un crimen de guerra”

“La actividad de asentamientos israelíes en Cisjordania y el este de Jerusalem es un crimen de guerra”, denunció el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad al-Hussein, en un informe que emitió la semana pasada.

“El establecimiento y la expansión de asentamientos en el territorio palestino ocupado por parte de Israel, incluidas las medidas legales y administrativas que ha adoptado para proporcionar incentivos socioeconómicos, seguridad, infraestructura y servicios sociales a los ciudadanos de Israel que residen en la Ribera Occidental, incluida Jerusalem oriental, se trata de la transferencia de Israel de su población al territorio palestino ocupado”, dijo al-Hussein, que es un príncipe jordano.

Continuó, “La transferencia de la población por un Estado ocupante a un territorio ocupado es una violación grave del artículo 147 del Cuarto Convenio de Ginebra y, por lo tanto, un crimen de guerra”.

El informe sobre la actividad de asentamientos israelíes fue publicado en el sitio web del Consejo de Derechos Humanos de la ONU el miércoles. Es uno de los seis informes sobre Israel que se presentarán al consejo el 19 de marzo.

Cinco acusan a Israel de abusos contra los derechos humanos en Judea y Samaria (Cisjordania) y el Este de Jerusalem (Jerusalem oriental), y el sexto se centra en las acciones israelíes en los Altos del Golán.

Israel es el único en el mundo contra el que emiten innumerables informes de violaciones a los derechos humanos, casi todos, no obstante, quedan en nada.

La embajadora del régimen israelí ante las Naciones Unidas en Ginebra, Aviva Raz Shechter, se mofó el jueves del OHCHR, diciendo que el ente seguirá abordando “de forma obsesionada” el caso de Israel, que cuenta con una “desmesurada” lista de informes y resoluciones.

Alrededor de 600.000 colonos israelíes viven en más de 230 asentamientos ilegales construidos en los territorios palestinos ocupados desde 1967 en Cisjordania, incluida la ciudad de Al-Quds, que Palestina asegura que no está en venta.

Leave a Response