600.000 estadounidenses de origen palestino afectados por el cierre de la delegación de la OLP en Washington

Según diversos datos publicados por la Asamblea Palestina de los Estados Unidos, 600.000 personas ciudadanas estadounidenses de origen palestino se verán afectadas por la decisión de cerrar la oficina del representante de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en Washington.

La Asamblea Palestina ha explicado en un comunicado emitido el domingo que el cierre de la representación palestina en Estados Unidos supone otro paso estadounidense en su intento de socavar la causa palestina.

El comunicado aclara que “las repercusiones  de esta decisión de la Administración estadounidense no se limitan al ámbito político, pues los servicios consulares que se ofrecen desde este órgano tienen un rol fundamental en el ámbito humanitario”.

“Esta decisión está relacionada con el intento de socavar la causa palestina junto a decisiones anteriores como el reconocimiento de Jerusalén como capital del Estado de Israel y el traslado unilateral de la embajada estadounidense de Tel Aviv a esta ciudad. Estas acciones no hacen sino reflejar los esfuerzos del gobierno de Trump para desplazar la cuestión de Jerusalén de la mesa de negociaciones en caso de que esta se revitalice.”

El comunicado indica que la actual Administración estadounidense se encuentra alineada con el actual gobierno derechista israelí en su intento de acabar con la causa palestina y de justificar los crímenes y delitos de la ocupación, consagrando la existencia del Estado sionista como potencia regional tras una hipotética asimilación de los territorios palestinos.

El comunicado continúa denunciando que “la Administración Trump busca legitimar la presencia de los ilegales asentamientos israelíes en los territorios palestinos tachándolos de  “legales” en los documentos emitidos por el departamento de Estado estadounidense, y en el retroceso a la hora de utilizar el principio de la solución de los dos Estados en aquellas ocasiones en que se habla del futuro del proceso político”.

También añade que “las repetidas iniciativas enfrentadas a la consecución de los legítimos derechos del pueblo palestino tienen como objetivo eliminar de las negociaciones cuestiones de gran peso, particularmente la cuestión de Jerusalén, la de la población refugiada, y la de la fijación de las fronteras.”

El comunicado llama además a la población de origen árabe y musulmana en general así como a aquellas personas que defienden la prevalencia de la justicia, el derecho, la legislación internacional y los Derechos Humanos, a mantenerse junto al pueblo palestino en su combate para presionar al Gobierno estadounidense con el fin de que reconsidere su mantenimiento de estas posiciones favorables a la Ocupación.

Mientras, Sinan Shaqdih, vice-presidente de la Asamblea Palestina en los Estados Unidos, ha revelado la existencia de una campaña de llamadas telefónicas al departamento de Estado estadounidense para protestar por estas cuestiones. Y ha llamado a izar la bandera palestina en las casas e instituciones donde vivan todas aquellas personas que rechacen este posicionamiento del Gobierno estadounidense, además de invitar a usarla con profusión en las redes sociales.

La Asamblea Palestina en los Estados Unidos aúna alrededor de 20 organizaciones palestino-estadounidenses.

Leave a Response